Etapas del embarazo

Etapas del embarazo

Finalmente lo has conseguido, ¡estás embarazada!, comienza un emocionante viaje de 9 meses, lleno de ilusión, preguntas, dudas, importantes cambios físicos y emocionales en tu persona, evolución de tu bebé, en fin, todo lo relacionado a las transformaciones que se van desarrollando en las distintas etapas del embarazo.

El proceso de gestación humana dura alrededor de 9 meses, los cuales se dividen de manera trimestral, es decir, en tres trimestres, durante los cuales, tanto tú como tu bebé irán experimentando numerosas transformaciones, lo más importante es que estés muy bien informada sobre lo que ocurre en cada uno de ellos.

Veamos en detalle todo lo que necesitas saber.

Embarazo mes a mes

Embarazo semana a semana

¿Cuánto tiempo exactamente dura un embarazo?

Se establece la duración del embarazo en 40 semanas, contadas a partir de la fecha de la última menstruación de la embarazada, y de 38 semanas teniendo en cuenta la fecha aproximada de la concepción, que se establece calculando la fecha probable de la ovulación, lo que se conoce con el nombre de edad gestacional, esto es, aproximadamente unos 9 meses. Tienes aquí las etapas de embarazo semana a semana.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el embarazo se inicia al finalizar la implantación, es decir, cuando el blastocito se anida en el útero (aproximadamente de 5 a 6 días después de la fecundación), posteriormente, atraviesa el endometrio y llega al estroma, al cerrarse la irregularidad generada en la superficie del epitelio, se completa el proceso de nidación, iniciándose entonces el embarazo (12 a 16 días luego de la fecundación).

Se calcula la Fecha Probable de Parto (FPP), tomando la fecha de la última menstruación o estimando la edad gestacional mediante ultrasonido, por lo general, los nacimientos ocurren entre las 37 a las 42 semanas a partir de la última menstruación, solo en 5% de los nacimientos suceden en la FPP exacta, estimada por el obstetra.

En realidad, bajo la premisa de que cada organismo es diferente y por ende, cada embarazo también lo es, esto resulta igualmente aplicable para en parto, no se puede estimar una fecha precisa para su ocurrencia.

Múltiples estudios científicos, han demostrado que la duración del embarazo humano es muy variable, más bien depende del momento en el cual el bebé está preparado para nacer, ya que sus últimos días en el vientre materno resultan ser cruciales para el logro del adecuado desarrollo.

El cerebro del bebé, es el órgano que más crece y madura durante las semanas finales del embarazo, por lo tanto, estas son cruciales para que logre alcanzar el nivel óptimo de desarrollo que necesita, una vez completado, enviará señales al resto del cuerpo indicando que ya se encuentra preparado para nacer.

Los momentos finales del embarazo suelen ser estresantes, tanto para la madre y el padre, como para familiares, amigos, quienes podrían preocuparse o inquietarse si el momento del parto no llaga cuando se ha establecido, prolongándose durante días o hasta semanas.

Debes dejar de lado esta preocupación, a menos que existan indicios de la presencia de complicaciones que ameriten la intervención médica urgente, si todo transcurre según lo normal, no es recomendable recurrir a métodos como la inducción del parto o la cesárea injustificados, pues esto podría traer consecuencias a largo plazo para el bienestar y adecuado desarrollo futuro del bebé.

Primer trimestre de embarazo

Esta fase del embarazo, abarca los primeros tres meses de gestación, es decir, los comprendidos entre la semana 1 hasta la semana 12 del embarazo.

Se calcula la duración del embarazo en 40 semanas, tomando en cuenta para dicho cálculo la fecha de la última menstruación, así, durante las dos primeras semanas el embarazo no se ha producido todavía, siendo estas de preparación orgánica para la gestación, aproximadamente durante el día 14 de dicho ciclo se produce la ovulación, si el óvulo es fecundado comenzará el proceso de su implantación en el útero. Al ocurrir esto comienza el embarazo, aproximadamente, al final de la tercera semana y principios de la cuarta del ciclo.

Si se produce el embarazo no llegará la menstruación, pudiendo presentarse los primeros síntomas de embarazo, como molestias en la zona pélvica o caderas, sangrado de implantación, cansancio y somnolencia, mareos, náuseas y vómitos, sensibilidad e hinchazón en los pechos, cambios de humor, hipersensibilidad en los sentidos del gusto y el olfato, frecuentes ganas de orinar.

En el transcurso de esta etapa, el organismo femenino experimenta diversos cambios importantes, hormonales, fisiológicos y emocionales, que generarán la presencia de síntomas del embarazo, pero es pronto para experimentar cambios físicos substanciales.

También deben extremarse las precauciones, evitando someter el cuerpo a ejercicios forzosos, deportes extremos, caídas, viajes tortuosos, agotamiento físico, entre otros, ya que en este trimestre se incrementa el riesgo de abortos espontáneos.

Una vez implantado el embrión en el útero materno se inicia la etapa embrionaria que marca el principio de su desarrollo, las células madre embrionarias se multiplican y perfeccionan transformándose en los distintos tipos de células necesarias para la creación de un cuerpo humano.

A partir de la quinta semana empieza a conformarse el tubo neural que dará origen al sistema nervioso del bebé, posteriormente comienza la estructuración de sus órganos.

Procedente de un tubo en forma de S se generará el corazón, el cual, al transcurrir de las semanas comenzará a latir.

Comenzará a crearse su rostro, sus ojos y oídos se constituyen a los lados de su cabeza vinculándose al cerebro, posteriormente, los ojos se desplazan hacia adelante del rostro y se forman los párpados, van surgiendo la frente, nariz, mejillas, labios y mandíbula, los conductos nasales, boca y dientes primitivos, así también la lengua con papilas gustativas.

Los brazos y piernas inician como pequeños bultos que sobresalen a los costados del embrión, van creciendo los brazos toman forma de remos, las piernas continúan evolucionando, hasta la formación de manos y pies con dedos.

Sus órganos sexuales se van gestando y al final del período embrionario sus genitales serán perceptibles, sin embargo, aún no podrán definirse mediante ultrasonido.

Se van desarrollando las fibras musculares, posibilitando la movilidad del embrión, al principio, son solo espasmos, una vez que los músculos se unan a los nervios, el bebé realizará movimientos voluntarios.

Al finalizar la etapa embrionaria el bebé mide aproximadamente 3 cm, luego, se inicia la etapa fetal que se extenderá hasta el nacimiento, las últimas dos o tres semanas de este trimestre, son el principio de la etapa fetal, sus riñones ya comenzarán a funcionar, en sus dedos se inicia la formación de las uñas, cuando el primer trimestre llega a su fin el bebé mide aproximadamente 8 cm.

También se estructura la placenta en esta etapa, que será la encargada de transportar nutrientes, líquidos y oxígeno al bebé en gestación a través del cordón umbilical, y la eliminación de sus desechos.

Igualmente, se forma el saco amniótico el cual contiene un líquido del mismo nombre, que contiene y protege al bebé durante su vida intrauterina.

Segundo trimestre

Comienza en el cuarto mes y finaliza en el sexto, abarca las semanas desde la 13 hasta la 26 o 27 de gestación.

El bebé ya tiene todos sus órganos, los cuales se encuentran en funcionamiento, su apariencia es cada vez más humana, mide entre 8 y 10 cm, aproximadamente, de la coronilla a las nalgas no se toman en consideración las piernas en esta medición ya que se encuentran flexionadas hacia arriba.

Su cabeza continúa siendo  más grande que el resto de su cuerpo, sin embargo, en el transcurso de las próximas semanas éste se alargará haciéndose más proporcional.

Su oído comenzará a funcionar e irá perfeccionándose hasta su completo desarrollo, sus ojos comenzarán a abrirse aunque no pueden ver aún.

Se desarrollarán sus huellas digitales, todavía no tiene grasa corporal, por lo cual su piel es flácida y está toda cubierta por una especie de vellosidad denominada lanugo y vernix, especie de grasa que recubre la piel del feto.

El aparato digestivo inicia su funcionamiento. También es capaz de excretar orina, la cual se transformará en líquido amniótico.

Se definen completamente sus genitales externos, pudiendo observarse por medio de ecografía, se podrán sentir sus primeras patadas.

Al finalizar esta fase, el bebé mide entre 33 y 41 cm y pesa entre 1 y 1,3 kg.

El riego de aborto ha disminuido exponencialmente, pues se ha completado la generación orgánica del bebé, así como el peligro de que ocurran malformaciones.

Para algunas futuras madres, habrán desaparecido las náuseas y vómitos del primer trimestre, para otras, durarán hasta el final del embarazo. Algunos síntomas como mareos, cansancio y somnolencia también podrían disminuir o desaparecer.

Sin embargo, pudieran aparecer otros síntomas como manchas faciales, la línea alba, una línea marrón que recorre desde al ombligo hasta el pubis, oscurecimiento de lunares y pecas, axilas, cuello, interior de los muslos, derivados del incremento de la melanina, e igualmente, arañas vasculares y venas varicosas, ocasionados por los problemas circulatorios.

Además, estreñimiento debido a la presión uterina sobre los intestinos y a la progesterona que provoca lentitud en la digestión.

Por otra parte, el recrecimiento uterino genera una hipertrofia de los ligamentos redondos, lo cual podría generar calambres y dolor pélvico. La retención de líquidos provoca inflamación y adormecimiento en las piernas, tobillos y pies.

Así también la presencia de gingivitis de embarazo y caries dentales, por lo que se aconseja extremar la higiene bucal y visitar al odontólogo.

Los cambios físicos comienzan a hacerse notorios, se pueden apreciar el abultamiento del abdomen, el aumento de los senos, el incremento en el peso, engrosamiento de piernas y caderas, esto podría generar la aparición de estrías por el estiramiento acelerado de la piel.

Tercer trimestre

Esta fase del proceso de gestación abarca los tres últimos meses, es decir, de 7 al 9 lo que incluye las semanas desde la 27 o 28 hasta la 40 o 42.

El feto se encuentra completamente formado y todos sus órganos están en funcionamiento.

Su oído y tacto están totalmente desarrollados, puede escuchar y reconocer las voces del exterior, también la música, su vista, aún se perfecciona.

Reflejos como el de succión y agarre están presentes, sus movimientos son constantes durante las primeras semanas del trimestre, sin embargo, se irán aquietando en el transcurso de estos últimos meses, pues, con su crecimiento el espacio se hará cada vez más estrecho.

La grasa corporal poco a poco llenará los espacios sobrantes bajo la piel, el lanugo y vernix que la recubrían se irán disipando.

En sus párpados han crecido pestañas, y las cejas dan contorno a su rostro, las uñas han crecido en sus dedos, puede que tenga cabello o sea calvo.

Su cerebro y pulmones continúan perfeccionándose, culminando su maduración hasta momentos antes de su nacimiento.

Hacia el final del trimestre, por lo general, adoptan la posición que facilitará el alumbramiento, esto es, con la cabeza hacia abajo, y, hacia el momento del parto, sobre el hueso púbico de la madre.

Al nacer, pueden medir entre 48 y 53 cm y pesar entre 2,7 y 4 kg.

Se considera un embarazo a término aquel donde el bebé nace a partir de la semana 37, pues se considera que ya el bebé está completamente desarrollado y listo para sobrevivir sin complicaciones a partir de este momento, antes de esta semana, el parto sería considerado prematuro.

Hacia esta etapa final del embarazo muchas de las molestias presentes durante el segundo trimestre continuarán, es posible que además notes mayor dificultad para respirar, pues el crecimiento del bebé genera presión sobre los pulmones, también, se agudizan las ganas de orinar por la compresión contra la vejiga.

Probablemente comiences a experimentar las contracciones de Braxton Hicks, movimientos contráctiles uterinos más leves y cortos que los del parto que van preparando tu organismo para este proceso.

La hinchazón de tobillos, pies y rostro resultan más evidentes y molestas, pero si notas que repentinamente se va tornando excesiva, consulta al médico, pues podría ser señal de preeclampsia.

La circulación lenta, el estreñimiento y la presión que recibe el recto, pudieran generar hemorroides, éstas pueden aliviarse mediante el uso de cremas antihemorroidales o supositorios recomendados por el médico, para garantizar que sean seguros para el bebé.

El abultado tamaño abdominal, resultará incómodo para recostarse, por lo cual se podría ser difícil conciliar el sueño, también obligará a la madre a adoptar posturas, que probablemente generarán dolores de espalda.

Los senos llegarán a su máxima expresión, posiblemente se encuentren demasiado sensibles, también comenzarán a expeler un líquido amarillento denominado calostro, este constituye el primer alimento  del recién nacido.

Al aproximarse el momento del parto el cuello uterino va experimentando el borramiento, es decir, se va adelgazando y suavizando, con la finalidad de que se produzca la dilatación vaginal durante el alumbramiento, el obstetra controlará su evolución.

Puede que todo esto sea difícil, pero basta con pensar en que está por llegar ese ser tan pero tan especial que llenará de alegría tus días, que lo único que puedes hacer es estar feliz!